Ideas para rentabilizar tu negocio en temporada baja

Casi todos los negocios tienen sus temporadas altas y bajas.
La clave está en saber gestionar ambas.

Es por eso que, aprovechando que es verano, y que quizás te encuentres con una disminución de las ventas de tu producto o servicio, te invito a aprovechar la tranquilidad de las bajas temporadas para hacer algunos movimientos que pueden significar una gran mejora para ti y para tu negocio.

Más no es siempre mejor.
Es un buen momento para parar de crear y dedicarte a actividades estratégicas que te ayuden a seguir adelante en la mejor dirección.

Quiero darte algunas ideas.
¿Qué te parece? ¿Comenzamos?

Quítate de encima las tareas importantes, pero no urgentes, que postergas eternamente.

Lo sé, no suena nada divertido, pero quitarte ese peso de encima te va a dejar la mente mucho más despejada.
Cierra los ojos e imagina el descanso.
¿Te sientes con más ganas?
Si esto no te ha funcionado, piensa en una piscina donde el agua está muy fría.
No te lo pienses dos veces y tírate de cabeza a ello.

Si conoces la matriz de Los siete hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen Covey, son todas aquellas tareas que se situan en el segundo cuadrante: las tareas que no son urgentes, pero son IMPORTANTES. Es decir, las tareas que es más probable que descuides e ignores, pero que si te enfocas en ellas el 25% de tu tiempo, tendrán un impacto mucho más fuerte y duradero en tu efectividad a largo plazo.

Te propongo el siguiente ejercicio.

1. Ve a por tu lista de tareas y repasa:
– ¿Qué tareas se han quedado estancadas en tu lista?
– ¿Qué cosas podrían automatizarse o sistematizarse en tu negocio?
– ¿Qué necesitas o quieres aprender para mejorar y tener más confianza?

2. Haz una lista con todas las que deseas trabajar este verano.
Aquí van algunos ejemplos:
– Ampliar tu base de contactos de clientes potenciales, periodistas, personas influyentes.
– Mejorar tus habilidades comerciales y ventas.
– Renovar las fotos de los productos en tu web.
– Planificar tu calendario editorial de contenidos para el blog y redes sociales.
– Revisar los precios de tus productos.
– etc.

3. Selecciona las 3 tareas que marcarán una gran diferencia en tu negocio y en cómo desarrollas tu trabajo.

4. Divide las tareas más grandes en tareas más pequeñas para que sean más factibles y te asegures de que las vas a realizar durante el tiempo que le has asignado.

5. Asigna un tiempo en tu horario semanal para hacerlas este verano.

Empieza esta rutina durante los meses de verano o en tu temporada baja según tu negocio.
Si sigues con ella durante el resto del año y trabajas regularmente estas tareas importantes, evitarás que se te acumulen y se vuelvan urgentes.
Como te habrás entrenado durante estos meses, busca en tu horario un día fijo a la semana (o continúa con el que ya te habías marcado) para realizar estas actividades de tu lista de tareas durante todo el año.

¿Has visto qué oportunidad para crear una nuevo hábito y no tener que volver a pasar por tirarte de cabeza con el agua helada?

Por cierto, si puedes delegar cualquiera de estas tareas, no lo dudes.
Estos meses de verano o más bajos de trabajo son un buen momento para aprovechar que tienes más tiempo para explicar los detalles de cada una de ellas  y supervisarlas, para así descargarte de responsabilidades y que otras personas que están deseando ayudarte te tomen el relevo.

Haz una revisión de los objetvios que te has marcado para este año.

Resérvate una mañana para una cita. Una cita contigo y con tu otra lista: la de tus obtetivos para el 2018. Acompaña ese momento con un té, un café o un zumo refrescante de frutas. Hazlo especial. ¿Por qué? Porque será el momento de ajustar las velas de tu barco para llegar mejor al destino que te habías marcado.

No es momento de agobiarse. Solo de formularse preguntas, del tipo:
– ¿En qué punto te encuentras respecto a tus objetivos de 2018? ¿Se están cumpliendo?
– ¿Te estableciste un objetivo económico financiero o de ventas?
– ¿Querías lanzar nuevos productos?
– ¿Querías renovar, actualizar o abrir tu página web?
– ¿Querías aumentar tu visibilidad?
– En resumen, ¿qué querías hacer, tener y aprender para finales de este año?

Para, luego, reformularte preguntas más inteligentes, concretas y enfocadas hacia tus objetivos, como por ejemplo:
– ¿Cuál es tu objetivo para los próximos 5 meses?
– ¿Cuál es el cambio prioritario que hará que todo mejore?
– ¿Qué debes de tener para antes del 1 de septiembre?
– ¿Qué necesitas preparar para antes del 1 de noviembre? (campaña Navidad)

Recuerda dividir tus metas y acciones mensuales en metas semanales y diarias.
Así luego será tan fácil como sencillamente hacer un poquito cada día.

¡De vuelta al timón!

Prepárate para participar en ferias y mercados.

Puedo parecerte una exagerada pero, créeme, una vez tus clientes vuelvan de sus vacaciones desearás haber aprovechado estos meses más relajados para revisar con cariño tu estrategia comercial de aquí a final de año. De hecho, voy a ser rotunda en afirmar que es el mejor momento para enfocarse en planificar con anticipación tus próximas acciones de marketing y ventas.

Participar en ferias y mercados es una herramienta muy potente para los negoios del sector “hecho a mano”, y otoño e invierno están a la vuelta de la esquina cargados de eventos que, si sabes aprovecharlos bien, pueden significar un gran impulso a tu proyecto. Lo más importante es seleccionar el o los mejores eventos. Y luego, no solo dedicarle tiempo y recursos a tu producto o servicio y plasmar tu negocio y mensaje en la puesta en escena, sino también preparar tu mentalidad y tu actitud para que esta se refleje en el momento de venta y comunicar bien el valor de tus productos/servicios para que el precio no sea el problema. Como todo en la vida es cuestión de equilibrio; ahí es donde reside el éxito.

Si necesitas guía sobre cómo rentabilizar tu participación, en mi ebook Ferias y Mercados, cómo hacer que sean rentables he recopilado para ti de manera ordenada todos mis conocimientos y experiencias con el objetivo de que saques al máximo provecho a estos eventos y evitar que se convierta en frustración y deudas. En ella te explico al detalle lo que debes saber para que tu participación sea una buena inversión para tu negocio.

¡Espero que sea una gran aliada!

Ponte al día del estado de tus finanzas.

No me canso de repetirlo porque sé que la repetición tiene efecto en nuestro cerebro: los números son tus amigos.
¿Y qué sucede con un gran amigo?
Pues que te dirá la verdad aunque no te guste, te dará los mejores consejos, te cuidará y, por encima de todas las cosas, nunca te dejará de lado.

Es un buen momento para sentarte, mirar tus cuentas y revisar si estás haciendo bien tus cálculos y generando los ingresos que necesitas para tener el estilo de vida que deseas y que te mereces.

Lo importante aquí es obtener información.
Quién sabe, quizás te sorprendas y estés ganando más de lo que pensabas. O tal vez saques la lectura de que debes incrementar el precio de tus productos. O que debes buscar otro proveedor que te permita más margen. O se trate más bien de mejorar tu visibilidad para aumentar tus ventas.

Los números te dirán todo eso y más. Como te decía al principio, son tus amigos.
Quieren darte lo mejor, no tengas miedo a escuchar lo que tienen que decirte.

¿Te parece una tarea abrumadora? No sabes cuánto te entiendo…
Yo también sufrí al tenerme que enfentar a este momento de poner lupa en mis cuentas. Es por eso que me decidí a escribir el ebook Dinero ¿por qué le tenemos miedo? donde te hablo de información general sobre finanzas y contabilidad de una forma amena, amable y positiva, pero a la vez sincera y rigurosa. Tal cual, como si te lo estuviese contando tu mejor amiga.

Porque como yo, sé que tú también puedes.

Ordena, cambia y mejora tu espacio de trabajo.

Solemos creer que la razón por la que en ocasiones no somos productivos, nos sentimos abrumados, inquietos o ansiosos cuando trabajamos reside unicamente en nosotros mismos.
¿Sabías que tu estudio, escritorio o espacio donde trabajas influye de manera determinante?

Te invito a la siguiente reflexión, porque tiene todo el sentido. Trabajar en un lugar donde te sientes cómodo y esté todo en su lugar hace que realices más tareas en menos tiempo. Eso a su vez, hace que seas más eficiente, y ser eficiente contribuye a que mejore tu autoestima.

Y no solo eso. Tener un espacio ordenado y organizado te evita distracciones con lo que lograrás tener mejor y más energía para desarrollar tu actividad y hace que te rodees de las cosas que más te gustan, que las tengas a tu alcance y a la vista. Con lo que te ayudará a ver las cosas más claras y eso, sin duda, tendrá efectos en tu creatividad.

¿Son suficientes razones?
Solo necesitas hacer de tu espacio de trabajo un lugar más agradable y que funcione para ti.

¿No sabes por dónde empezar?
Aquí van algunos pasos para ponerte con ello.

1. Deshazte de todo aquello que no usas, no necesitas o no quieres.
– Despeja tus mesas, tus pilas, abre cajones, vacia y selecciona.
– Como propone Marie Kondo en su método: céntrate en escoger lo que quieres guardar, no en lo que quieres tirar.
– Para ello hazte la gran pregunta: “¿Esto me hace feliz?” Si es así, consérvalo. Si no, deshéchalo. Así de sencillo.

2. Reúne y distribuye por categorías.
– Coge todos los objetos y júntalos en un solo lugar. Ocúpate de una sola categoría a la vez.
– Ejemplos de categorías: libros, papeles, revistas, material de papelería y escritura, muestras de materiales, extractos de tarjeta de crédito, herramientas de trabajo, etc.
– Reúne cada elemento que no esté en su lugar y colócalo donde va.

3. Establece zonas de trabajo.
– Pregúntate: “¿Qué puedo hacer para que el espacio funcione mejor?”
– Decide qué tipo de actividad se dará en cada área de tu espacio.
– Luego coloca los objetos, materiales y herramientas en el lugar adecuado tanto como sea posible.
– Ten encuenta poner aquellas cosas que más usas a tu alcance.
– Las cosas que rara vez usas pueden almacenarse o guardarse en cajones.

4. Revisa tus archivos.
– Elimina todos aquellos que tengas duplicados.
– Digitaliza todos los documentos que puedas.
– No olvides hacer regularmente una copia de seguridad o tener un espacio en la nube.

5. Etiqueta tus cajas y archivos.
– Te ayudará a recordar dónde van las cosas y ahorrarás tiempo en tener que abrir para ver qué pusiste dentro.

6. Organiza y despeja tu mesa de trabajo.
– Ten solo aquellos objetos a mano que son esenciales para tu uso diario.
– No te preocupes, no durará mucho porque se volverá a desordenar. Pero si coges como hábito tener un lugar para cada cosa te será más fácil volver a despejarlo.

El proceso de orden y organización en cualquier área de tu vida parece magia pero es ciencia.
¡Compruébalo por ti mismo!

Fórmate: lee un libro, asiste a un workshop o un haz un curso.

El verano es una gran época para inspirarse, reciclarse y/ó aprender nuevas habilidades.

Date un paseo hasta la librería y llévate ese libro que te recomendaron o coge ese que dejaste guardado en tu estantería esperando a tener tiempo. Encuentra un curso intensivo que te ayude a reforzar las debilidades de negocio o bien haz un taller práctico para mantenerte en mejora contínua, ya sean presenciales o desde casa. Existen infinitas oportunidades de aprender y crecer. Además recuerda: ¡tu capacidad de mejorar es brutal!

El descanso que te ofrecen estos meses en los que no se te acumulan tantas responsabilidades diarias no solo te permite tener más tiempo, sino estar más relajado para asimilar mejor los conceptos que vayas a aprender y ponerlos en práctica con más calma y conciencia.

Ahora es el momento perfecto.

¡Alimenta tu creatividad!

¿Sabias que salir de tu rutina y de tus esquemas contribuye a mantener el cerebro saludable y fomenta tus habiliades creativas?
Toda nueva experiencia supone un nuevo aprendizaje para tu cerebro, una forma de desafiarlo y potenciar así las conexiones neuronales que necesitas para generar nuevas ideas.
Además, contribuye a aliviar el estrés y mejorar tu salud emocional.

No hace falta que hagas un gran viaje, donde ahí, es verdad, que el entrenamiento es más acelerado. Basta con cambiar el recorrido que haces para ir hasta la parada del autobús o decidir ir al cine un martes por la tarde o visitar un museo. Esas cosas que no puedes imporvisar cuando sigues tus rutinas diarias. ¡Tienes tiempo para jugar!
Se trata de darle a tu cerebro cosas nuevas para aprender para que se vuelva más plástico y creativo.

¿A qué esperas?
Date una vuelta, cambia tu recorrido, haz una escapada, viaja…
¡Cuida tu cerebro y tu creatividad!

Por último pero no menos importante: DESCONECTA, DESCANSA y DISFRUTA.

Llevas todo el año trabajando y también mereces descansar.
No sé porqué, pero intuyo que habrás hecho más de una jornada maratoniana, así que como buen corredor debes de saber que son igual de importantes, IGUAL, los días de carrera que los días de pausa. Son necesarios días de descanso para recuperarte y luego poder rendir mejor.

Trabajar sin parar no es bueno para tu salud, ni para tus relaciones y tampoco es bueno para tu creatividad. Así que date permiso para un paréntesis en conciciones y aprovecha los largos días de Sol para moverte y cargarte de vitamina D. Sin móvil, ¡no valen excusas!

Uno de los motivos por los que comenzaste tu propio negocio fue para tener libertad, flexibilidad y tener el control de tu vida. No lo postergues más, empieza a crear esos momentos porque, créeme, son los más necesarios para llegar a tu objetivo.

Conecta y recuerda que lo mejor de tu negocio es que lo creaste para que funcione para ti.
Un negocio “hecho a mano”, 360º los 365 días del año.
¡Haz que cada día cuente!

¿Qué te han parecido estas propuestas? ¿Te son útiles? ¿Tenías pensado ponerte con alguna de ellas?
Cuéntame cuál es tu plan para este verano y deja aquí tu huella para que nos inspire a todos.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

one + twenty =

Empresas Creadoras te informa que la información que facilitas en este formulario será tratada por Mònica Rodríguez como responsable de la web con el fin con el fin de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites el cese de la actividad. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. La legitimación se obtiene mediante el consentimiento por parte del interesado. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@empresascreadoras.com, así como el derecho de presentar una reclamación ante la autoridad de control. Para más información visita la página política de privacidad.

Al utilizar este web, aceptas que Empresas Creadoras utilice cookies para mejorar la experiencia de navegación.

ACEPTAR
Aviso de cookies